LA VERDAD ES UN RIESGO

Ser auténtico. Terapias Naturales, Kinesiología, Madrid, Pozuelo de Alarcón, Altea, Alicante, sanar, bienestar, sanati

 

En griego “verdad” es “ἀλήθεια” (aletheia): “lo que no está oculto”, “lo que se manifiesta claramente tal y como es en su ser”, “ser auténtico”.

El idioma árabe añade un matiz afectivo a esta idea de verdad entendida como confianza. El verbo “sadaqa” (“صدق”) se traduce por “ser sincero”, “verídico”, “decir la verdad”, y es la raíz que da origen a la palabra “amigo” “sadyq” (“صديق”). Amigo es aquel a quien podemos decir la verdad y de quien podemos esperar la verdad, aquel en quien confiamos, a quien necesitamos para salir del error. Una amistad mentirosa, una amistad falsa, es tan imposible como un amor sin ternura o como un cariño frío.

¿Nos expresamos y actuamos tal y como somos, con transparencia? Ya nos gustaría, pero para allá vamos toda la humanidad, por el momento ya es un gran avance el que podamos reconocer que este mundo se ha caracterizado hasta el momento por la falta de coherencia entre lo que pensamos, sentimos y hacemos, y por la gran ignorancia sobre nosotros mismos.

Sin ir muy lejos, en el día a día vemos cómo sin pretenderlo hacemos daño a las personas que más nos importan, cómo dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo a lo que menos nos gusta e incluso a veces cómo nos obligamos a mantener relaciones o actividades que nos hacen daño.

En medio de tantas costumbres incoherentes y de leyes rígidas que anulan nuestra naturaleza de cambiar constantemente, hemos normalizado aquello que no es nuestro o ha dejado de tener sentido, por todo esto es que ser verdadero o decir la verdad es todo un riesgo.

Romper patrones desde la autenticidad es un riesgo al rechazo, a la crítica, a que te señalen, a que te llamen loco. Salir de lo cotidiano y del común es un riesgo a probar nuevas experiencias, a conocer lo que hay más allá de lo que se ve en primer plano y a encontrar aquello con lo que realmente te identificas, disfrutas y te sientes pleno. En un principio puede parecer un camino solitario, pero cuando menos nos lo esperamos nos vamos volviendo a encontrar con nosotros mismos y además acompañados, con un sentido propio al hacer lo que hacemos. Nos volvemos nuestro mejor amigo a la hora de tomar decisiones y de tomar el riesgo a lanzarnos al vacío haciendo lo que realmente queremos.

Nuestra originalidad es un riesgo que nos lleva a actuar con autenticidad para volver al origen, a lo natural y a nuestra verdadera esencia.